Decidí reclamar mi herencia para asegurarme de que ni un solo centavo mío vaya a parar a mi hermana, ya que tengo mis razones para ello.

Marina vivía en la ciudad capital. Venía de un pueblo pequeño con una maleta pequeña
y 200 grivnas en el bolsillo. Se graduó en la universidad y encontró trabajo en una
empresa prestigiosa, de la que acabó convirtiéndose en directora. Ella ganaba un
salario alto.

Decidí reclamar mi herencia para asegurarme de que ni un solo centavo mío vaya a parar a mi hermana, ya que tengo mis razones para ello.

Marina logró su éxito gracias al trabajo duro. Ahora tenía su propio apartamento de dos
habitaciones en el centro de la ciudad y un coche caro. Evitó el contacto con sus
compatriotas y apenas se comunicó con ellos. De vez en cuando visitaba a su madre y
nada más. “Mi madre no me extraña mucho”, decía, “mi hermana menor todavía está con
ella, junto con sus hijos”. Su relación con su hermana no era muy cálida, pero eso no
era noticia. Marina era doce años mayor que su hermana. Marina siempre tuvo que cuidar
de su hermana menor y eso la agobiaba. Su hermana era una carga para ella.

Decidí reclamar mi herencia para asegurarme de que ni un solo centavo mío vaya a parar a mi hermana, ya que tengo mis razones para ello.

La feliz infancia de Marina terminó cuando nació su hermana menor. Su hermana estaba
débil y cuando cumplió un año la llevaron al hospital clínico regional. Marina fue de
alguna manera olvidada, relegada a un segundo plano. Marina tenía que cuidar a su hermana,
limpiar y cocinar. Su madre siempre estaba de mal humor. Nunca asistió a las reuniones
escolares y nunca se preocupó por los resultados de los exámenes de Marina. Marina decidió
ir a Moscú para matricularse en la universidad, pensando que su madre se opondría y le diría:
“No irás a ninguna parte”. Pero ella estaba equivocada. Su madre le dio dinero. Marina hizo
la maleta y tomó el primer vuelo a Moscú. Se graduó en la universidad, consiguió un trabajo
y ahora tenía su propia casa. Mientras tanto, su hermana menor se casó a los 18 años, tuvo
un hijo y se divorció. Dejó a su hijo al cuidado de su madre y empezó a trabajar en una
fábrica local.

Decidí reclamar mi herencia para asegurarme de que ni un solo centavo mío vaya a parar a mi hermana, ya que tengo mis razones para ello.

Luego se volvió a casar a los 28 años, quedó embarazada, tuvo su segundo hijo y se separó
al año. Todavía vivía con su madre y compartía el apartamento de dos habitaciones. Marina
le dijo a su madre que los desalojara.

“Están viviendo de ti”, dijo. Pero su madre simplemente suspiró y dijo: “No puedo. Son mis
hijos; ¿Cómo puedo abandonarlos? Las hermanas pelearon. Marina apoyó económicamente a su
madre y sabía que su madre gastaba dinero en los niños, aparentemente con mucho gusto. De
repente, su madre falleció. La hermana menor permaneció en el apartamento de su madre con
sus tres hijos. El hijo mayor tenía catorce años. Marina decidió reclamar su parte de la
herencia.

Decidí reclamar mi herencia para asegurarme de que ni un solo centavo mío vaya a parar a mi hermana, ya que tengo mis razones para ello.

“No me interesa adónde irán mi hermana y sus hijos. Ella debería resolver sus propios
problemas. Debería haberlo pensado antes. Los niños tienen padres y ellos deberían cuidar
de sus propios hijos, no de mí. No le debo nada a nadie”. ¿Qué opinas? ¿Marina tiene razón
o debería dejar en paz a su hermana?

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Pagina-interesante