“Después de las inundaciones, las casas estaban hechas un desastre. Cuando le mostraron el bebé a la joven madre, ella se dio la vuelta. Es por eso.»

La ambulancia la trajo desde la estación de autobuses.
La acompañaba un policía porque la joven madre seguía
intentando escapar. Sin embargo, se calmó en el hospital.
La niña no dio su nombre y no llevaba documentos consigo.
El examen inicial no reveló nada grave, pero durante
el parto se realizaron las pruebas necesarias y la
niña fue colocada en una habitación separada.
Su parto transcurrió sin complicaciones y nació
un niño sano y fuerte. Sin embargo, cuando le
mostraron el bebé a la joven madre, ella se dio
la vuelta. Estaba claro que ella lo abandonaría.
El personal médico compartió sus preocupaciones.
“Ella no dijo una palabra sobre sí misma. Pobre niño…»
“Después de las inundaciones, las casas estaban hechas un desastre. Cuando le mostraron el bebé a la joven madre, ella se dio la vuelta. Es por eso."

Apenas se había producido el “tranquilismo después
de un parto”, el personal tuvo que prepararse para otro.
Una ambulancia llevó a Olga al hospital sangrando.
Estaba inconsciente y en estado crítico. Era necesario
salvar a la madre y se tomó la decisión: una cesárea.
La operación fue exitosa para la madre, pero no
pudieron salvar al niño. El personal estaba sombrío.
“Aquí tienen, señoras”, dijo Tanya, una enfermera,
“un niño sano, pero ella no lo quiere. La otra perdió
al hijo que deseaba. No hay justicia en este mundo”.
Olga, al enterarse del niño perdido, lloró amargamente.

“Después de las inundaciones, las casas estaban hechas un desastre. Cuando le mostraron el bebé a la joven madre, ella se dio la vuelta. Es por eso."

Dos días después, la joven madre visitó la habitación de Olga:
“Tuve un niño. Está sano. Pero ¿por qué necesitaría
una madre errante? Me lo quitarán de todos modos. Ellos
decidirán su destino en el orfanato. Sufrirá allí,
lo sé. Yo mismo crecí en un orfanato.
Pero tal vez Dios me trajo a tu ciudad por una razón.
Tal vez estaba destinada a dar a luz para ti. Por favor
llévalo. Te lo ruego…” miró al visitante con asombro y dijo

“Después de las inundaciones, las casas estaban hechas un desastre. Cuando le mostraron el bebé a la joven madre, ella se dio la vuelta. Es por eso."

, «¿Qué estás diciendo? ¿Cómo se puede regalar o
recuperar a un niño? ¡Ir a dejar!» Ese mismo día,
la joven desapareció del hospital.

A la mañana siguiente, ella y su marido adoptaron al niño.
Resultó que Dios obra de maneras misteriosas.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Pagina-interesante