El culturista campeón entre los hombres se convirtió en una madre cariñosa

El culturismo es una actividad que, como muchos otros deportes, requiere mucho
compromiso y sacrificio. A menudo sucede que un atleta ama tanto el culturismo
que literalmente se transforma en otra persona.

El culturista campeón entre los hombres se convirtió en una madre cariñosa

En cuanto a las mujeres, toda la situación se ve agravada por la falla hormonal
del cuerpo, como resultado de lo cual las atletas ya se vuelven como hombres
bombeados.

Entonces, por ejemplo, sucedió con la famosa culturista Natalya Batova. Su pasión
por este deporte llevó a la mujer a un estado externo masculino. Incluso el
maquillaje y los vestidos no salvaron el día.

Las características predominantemente masculinas de la cara y el cuerpo atrajeron
toda la atención, y los intentos de Natalia por mantener una imagen femenina solo
aumentaron su extravagancia.

El culturista campeón entre los hombres se convirtió en una madre cariñosa

Natalia comenzó su carrera deportiva a los 21 años. Al principio, la niña no le dio
mucha importancia al entrenamiento, solo quería poner en orden su figura, aumentar
un poco el volumen y mantener su cuerpo en forma.

Pero el levantamiento de pesas comenzó a traer realmente placer a la niña, trabajó en
su cuerpo para lograr resultados cada vez más evidentes. Y ella lo hizo.

Al principio, Batova entrenaba sola, pero pronto conoció al entrenador Yuri Leonov,
quien tomó al atleta bajo su dirección. Junto con Yuri, Natalya continuó trabajando
duro, gracias a lo cual pasó de un nivel aficionado a un nivel profesional.

El culturista campeón entre los hombres se convirtió en una madre cariñosa

La vida de Natalia cambió drásticamente después del nacimiento de un niño. El vector
de atención de Batova de una carrera deportiva se transfirió abruptamente a crear
una familia y criar a una hija.

Natalya dio a luz a una hija, Sofía, a la edad de 41 años, lo que destruyó la opinión
persistente de otros de que un fisicoculturista no podía dar a luz.

La maternidad no solo cambió la rutina de la vida de Natalia, sino que también cambió
notablemente su apariencia. La culturista cambió su imagen, comenzó a lucir mucho más
femenina y elegante.

La mujer no abandonó el deporte, todavía entrena, pero ahora también realiza
entrenamientos para atletas novatos. Además, Batova comenzó a participar activamente
en su blog de Instagram, donde aborda varios temas psicológicos.

El culturista campeón entre los hombres se convirtió en una madre cariñosa

No hace mucho tiempo, Natalya, de 44 años, dominó otro oficio: organizar eventos.
Batova se graduó de cursos de liderazgo y ahora dirige bodas, fiestas corporativas
y otras celebraciones.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Pagina-interesante