Ese día, John fue a reparar un grifo de un edificio. Sin embargo, lo que vio y escuchó allí, nunca lo olvidará en su vida

Klara estaba terminando su último trabajo y no veía
la hora de volver a casa. Llevaba un año trabajando
en la misma empresa, especializada en fontanería y reparaciones.

Estaba listo para irse cuando su teléfono sonó
inesperadamente. Le pidieron que fuera a otra
dirección. Tomó sus herramientas y se dirigió allí.

Ese día, John fue a reparar un grifo de un edificio. Sin embargo, lo que vio y escuchó allí, nunca lo olvidará en su vida

Un niño de diez años de aspecto serio lo recibió
en la puerta, con una niña rubia un poco más joven
parada cerca. Mykola preguntó: “¿No hay adultos
aquí? Nos dijeron que no entremos al apartamento
sin adultos”. El niño respondió: “Mamá volverá pronto.
Intenté arreglar el grifo con cinta adhesiva,
pero no funcionó. Él todavía está perdiendo.

Mykola decidió confiar en las palabras del niño
acerca de que su madre regresaría pronto.
Los niños observaron mientras arreglaba el grifo.

Ese día, John fue a reparar un grifo de un edificio. Sin embargo, lo que vio y escuchó allí, nunca lo olvidará en su vida

“Y se rompió una pata de mi silla”, dijo la niña,
“papá la habría arreglado, pero es piloto y vuela
muy, muy lejos”. Estaba claro que estaba repitiendo
las palabras de su madre. Cuando Mykola terminó, la mujer regresó.

La madre resultó ser una agradable señora de unos
treinta años. Quedó muy sorprendida por la inventiva
de sus hijos. «Bueno, ¿qué puedes hacer?» dijo el niño,
“Tú nunca estás aquí. Trabajas todo el día. Llevo una
semana diciéndoles que el grifo gotea.» La mujer le pagó
a Mykola y la niña le recordó con calma la pata rota de la silla.

Ese día, John fue a reparar un grifo de un edificio. Sin embargo, lo que vio y escuchó allí, nunca lo olvidará en su vida

Mykola prometió regresar al día siguiente. El niño
lo acompañó afuera diciendo: “No tenemos papá; mamá
definitivamente está mintiendo. Si existiera, habría
venido al menos una vez. ¿Real?» Mykola acarició
su cabello rebelde y Maxim solo lo miró con tristeza.

De regreso a casa, Mykola no podía quitarse de la
cabeza las palabras del niño. En el pasado, él
mismo había sido piloto, pero tuvo que dejarlo
por problemas de salud. Al día siguiente, Mykola
fue a casa de Lyuba para reparar la pata de la silla.
Mientras tanto, se dio cuenta de que necesitaban muchas
reparaciones en su casa. Reparó un tomacorriente
y cuando entró al baño se sorprendió.

Ese día, John fue a reparar un grifo de un edificio. Sin embargo, lo que vio y escuchó allí, nunca lo olvidará en su vida

“¡Necesita una renovación completa aquí!” el exclamó.
Lyuba preguntó vacilante: “¿Puedes hacerlo? Ahorramos
algo de dinero. Puedo pagarte”. Así comenzó la renovación
de su baño. En el proceso, llegaron a conocerse mejor.

Lyuba lo invitó repetidamente a almorzar con ellos y le
ofreció té. Mykola se sentía cómoda con ella, así que se
abrió y compartió mucho sobre sí misma. A cambio, Lyuba
también confió en él. Su marido la había abandonado cuando
ella quedó embarazada de su hija. Les había
mentido a sus hijos sobre el piloto.

Mykola se sintió atraído por la mujer y pudo sentir que
era mutuo. Al día siguiente se presentó en su casa con
flores y vestido con uniforme de piloto. La niña corrió
a sus brazos emocionada. «¡Ya estoy de vuelta!» Dijo
Mykola con una sonrisa. «No te reconocí de inmediato,
ya que no te había visto en un tiempo». Y así, una
familia incompleta volvió a ser completa.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Pagina-interesante