La vecina me llamó y me dijo que fuera inmediatamente a la casa de mi hijo, y así lo hice. Cuando entré a la casa, me quedé helado de asombro

Mi nuera era una mujer maravillosa. Ella amaba a mi hijo, me
llamó “mamá” y nos bendijo con dos hermosos hijos.
Desafortunadamente, estuvo involucrada en un accidente
automovilístico y no pudo salvarse. Mi hijo se quedó
solo con dos niños pequeños, empezó a beber y perdió

La vecina me llamó y me dijo que fuera inmediatamente a la casa de mi hijo, y así lo hice. Cuando entré a la casa, me quedé helado de asombro

su trabajo. Recibimos ayuda estatal para los niños,
e incluso los padres del responsable del accidente
se ofrecieron a ayudarnos económicamente hasta que
los niños cumplieran la mayoría de edad. Logramos
superar esa difícil situación y, un año después,
mi hijo conoció a alguien nuevo y encontró consuelo en ella.

La vecina me llamó y me dijo que fuera inmediatamente a la casa de mi hijo, y así lo hice. Cuando entré a la casa, me quedé helado de asombro

Honestamente, estuve en contra de estos nuevos
desarrollos desde el principio. Parecía materialista
y de mal humor en nuestro primer encuentro.
A ella tampoco parecía importarle los hijos de mi hijo.
Pero mi hijo estaba enamorado y no me escuchó, y finalmente
se casó con ella. Después de que se mudaron juntos, comencé
a notar un comportamiento extraño en los niños. Entonces,
una vecina me llamó y me contó sobre los constantes gritos
y maltratos a los niños en su casa, como gritarles por dejar
sus juguetes. Sabía que mi hijastra estaba maltratando a mis nietos.

La vecina me llamó y me dijo que fuera inmediatamente a la casa de mi hijo, y así lo hice. Cuando entré a la casa, me quedé helado de asombro

Los niños se volvieron retraídos y sus sonrisas desaparecieron.
Un día decidí hacerles una visita sin previo aviso para ver
qué estaba pasando. Encontré a los niños sentados en silencio
en el sofá. Estaba claro que el más joven había estado
llorando recientemente porque tenía la cara roja.

La vecina me llamó y me dijo que fuera inmediatamente a la casa de mi hijo, y así lo hice. Cuando entré a la casa, me quedé helado de asombro

No podía soportar verlos así y decidí: “Me los llevo”.
¡Mujer sin corazón! Más tarde esa noche, mi hijo llamó
gritando por teléfono, acusándome de hacer llorar a su esposa.
Dio a entender que yo buscaba el dinero de la manutención de los hijos.

Por mucho que intenté explicarle que los niños sufrían
emocionalmente, mi hijo se negó a creerlo. Es su problema.
Estoy decidido a proteger a mis nietos pase lo que pase.

Rating
( 1 assessment, average 5 from 5 )
Like this post? Please share to your friends:
Pagina-interesante