Las lágrimas brotaron de mis ojos cuando vi por primera vez a mi bebé, a quien nunca pude traer a casa.

Esa noche, la mujer experimentó emociones extraordinarias. Su marido, Woody, la miraba
dormir y cuando despertó lo encontró a su lado. Ella estuvo en el hospital debido a
complicaciones del embarazo.
Había sido idea de su marido proteger a su sexto hijo después de cinco abortos
espontáneos en siete años de matrimonio.

Las lágrimas brotaron de mis ojos cuando vi por primera vez a mi bebé, a quien nunca pude traer a casa.

Woody estaba listo para recibir tantos niños como Dios enviara. Estaba dispuesto a
hacer cualquier cosa para ser padre.
Si tan solo la mujer hubiera sabido que a la mañana siguiente toda esta felicidad
se convertiría en destrucción…

Las lágrimas brotaron de mis ojos cuando vi por primera vez a mi bebé, a quien nunca pude traer a casa.

Al día siguiente, la mujer llamó llorando a su marido y le pidió que no fuera al baño.
La mujer tuvo un aborto espontáneo. Semanas después de salir del hospital, acudieron a
cinco médicos para averiguar qué pasaba, pero ninguno dijo nada sensato.

Recomendaron la adopción o la subrogación. Pero la mujer quería sentir que estaba
embarazada. El niño no vivió ni cuatro meses. Los abortos espontáneos se convirtieron
en un flujo interminable que les robaba la felicidad. La familia decidió posponer el
nacimiento del niño, dándoles más tiempo. Decidieron irse de vacaciones para relajarse
un poco.

Las lágrimas brotaron de mis ojos cuando vi por primera vez a mi bebé, a quien nunca pude traer a casa.

Sus vacaciones en Maldivas tampoco trajeron buenas noticias y, al regresar a casa, la
esposa empezó a notar cierto nerviosismo en el comportamiento de su marido y empezó a
notar llamadas de un misterioso número firmado como “Sugar”. Un día la mujer decidió
descubrir la verdad y le preguntó a su marido si tenía a alguien más. La respuesta de
su marido la sorprendió.

“Escucha, cariño… te amo, pero necesito hijos. Todo el mundo piensa que yo soy el
problema. No puedo explicar por qué no los tenemos gracias a ti”.
De repente sonó su teléfono con el nombre “AZÚCAR”. El hombre respondió abiertamente,
sin esconderse de la mujer.

Las lágrimas brotaron de mis ojos cuando vi por primera vez a mi bebé, a quien nunca pude traer a casa.

Luego de la llamada, Woody mostró fotografías de su amante. Una foto que muestra una
prueba de embarazo positiva con un beso en el vientre rompió el corazón de la mujer
en un millón de pedazos. La niña estaba embarazada de él.
Unas semanas más tarde, la familia decidió separarse y solicitar el divorcio. Mientras
Woody y su amante comenzaban una nueva vida, esperando el nacimiento de su hijo, la
mujer se encontró sin dinero y sin trabajo.

Dos semanas después, la mujer empezó a sentir náuseas y hambre. Decidió hacerse una
prueba de embarazo.
La mujer se quedó paralizada al ver el resultado positivo de la prueba.
La mujer no quería que su exmarido se enterara y regresara por su embarazo.

Tuvo dificultades para concentrarse en el próximo nacimiento, considerando la repentina
pérdida de su madre a causa de un ataque cardíaco.

Las lágrimas brotaron de mis ojos cuando vi por primera vez a mi bebé, a quien nunca pude traer a casa.

A pesar del consejo del médico de evitar los riesgos asociados a esta amarga experiencia,
le resultó difícil distraerse de esta dolorosa realidad. A medida que se acercaba la fecha
de parto, aunque todo iba bien, se sentía un poco mal y no estaba dispuesta a correr
riesgos.

Llamé al 911 y me llevaron inmediatamente al hospital. Mi hijo nació sano por cesárea.

Las lágrimas brotaron de mis ojos cuando vi por primera vez a mi bebé, a quien nunca pude traer a casa.

Después del nacimiento del niño, la mujer tomó una decisión impactante. Quería dar al bebé
en adopción. Porque no tenía forma de soportarlo.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Pagina-interesante