Ragazza vino a la tumba para mostrar…

Iris, de 6 años, y Mariana, de 8 años, sintieron una profunda
nostalgia por su padre, Brian, que había fallecido.
Sus bromas traviesas, como robar galletas y helado a
medianoche y formar equipo para molestar a su madre,
terminaron con su ausencia. La ausencia de su padre vació sus vidas de alegría.

Ragazza vino a la tumba para mostrar...
Linda, la madre de las niñas, comentaba a menudo:
“¡Mimas demasiado a estas niñas, Brian! ¡Y siempre
estás de su lado cuando los echo! ¡Roban galletas de la despensa!

«¡No puedo resistirme, son tan lindos!» Brian respondió
con una amplia sonrisa. “Perdóname cariño, sabes que te adoro, ¿verdad?”

Ragazza vino a la tumba para mostrar...

Brian, un devoto hombre de familia, intentaba mantener
una atmósfera equilibrada. Sin embargo, las cosas cambiaron
tras su partida. Iris y Mariana guardaron silencio
y Linda luchó por sobrellevar la situación.

Ragazza vino a la tumba para mostrar...

Los últimos recuerdos de Brian atormentaron a Linda.
Su salud se deterioró rápidamente y, a pesar de los
esfuerzos médicos, murió pacíficamente mientras dormía.
La noche anterior había pedido la presencia de sus hijas,
advirtiendo que podría ser la última con ellas.

En su cumpleaños, quería ver a sus hijas con bonitos vestidos.
Las últimas palabras de Brian fueron una petición para
que prometiera venir y mostrarle su hermosa ropa.

Ragazza vino a la tumba para mostrar...

El funeral fue difícil para Linda y encontró consuelo al tratar
de hacer realidad el último deseo de Brian. En su cumpleaños,
las niñas, tomadas de la mano, visitaron su tumba con sus vestidos nuevos.

Descubrieron dos cajas bellamente envueltas de Brian,
que contenían zapatos y cartas conmovedoras que
expresaban su amor y deseos de felicidad para ellos.

Ragazza vino a la tumba para mostrar...

Mariana rompió a llorar y los tres, unidos, sintieron la presencia de Brian.

Las cartas transmitían el deseo de Brian de que permanecieran
alegres y compartieran recuerdos, asegurándoles su amor eterno.

Linda, agradecida por su apoyo, susurró: “Los amo a todos”,
encontrando la fuerza para afrontar la vida sin Brian.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Pagina-interesante