Vio cómo la suegra ponía algo en mi té, decidió cambiar las tazas sin que nadie se diera cuenta. Esto es lo que pasó

Las intenciones benévolas no siempre implican métodos
aceptables para lograrlas. Esto a menudo se puede
ver dentro de la familia, cuando el mayor le
prohíbe algo al menor. O lo obliga a hacer
algo por su futuro. Esto también sucede cuando
el más pequeño es un adulto independiente y
no necesita indicaciones. Sin embargo, si el mayor
(o mejor dicho, el mayor) decidió ayudar,
entonces habrá ayuda. Les guste o no a los demás.

Vio cómo la suegra ponía algo en mi té, decidió cambiar las tazas sin que nadie se diera cuenta. Esto es lo que pasó

Ruslana siempre supo que a su suegra, Natalia
Alexandrovna, no le agradaba mucho. Esta última
siempre ha creído que su precioso hijo merece
la mejor mujer. Es decir, el que realmente le
gustará a Natalia Aleksandrovna. Y ya se había
encontrado a una de esas mujeres: la hija de
una amiga mayor, que había completado con éxito
el conservatorio y era una hija modelo. Pero,
como ya quedó claro, el hijo no apoyó la iniciativa de la madre.

Eugene conoció a Ruslana gracias a sus amigos.

El amor los golpeó como un rayo. Salieron
durante 2 años antes de que Eugene le
propusiera matrimonio y Ruslana dijera «sí».

Vio cómo la suegra ponía algo en mi té, decidió cambiar las tazas sin que nadie se diera cuenta. Esto es lo que pasó

¡No! -exclamó Natalia Alexandrovna, pensando
en su traviesa futura nuera. – ¿Cómo es posible que me traten así?
Intentó muchas veces que su hijo se casara
con esta chica sencilla. Pero él se mantuvo firme.
Sólo quedaba resignarse y sacar de esta situación
todo lo que se pudiera. Es decir, insatisfacción,
reproches e insinuaciones sutiles a su hijo
de que su esposa fue la elección equivocada.

Vio cómo la suegra ponía algo en mi té, decidió cambiar las tazas sin que nadie se diera cuenta. Esto es lo que pasó

Por suerte, Eugenio y Ruslana vivían en otra
parte de la ciudad y no veían a Natalia
Alexandrovna muy a menudo. Sin embargo,
cuando llegó, a Ruslana no le fue bien.
Sin embargo, la niña se mostró amable y
optimista. Así que aprendió a tomar a su
suegra y sus regaños como una parte inevitable
de la vida, algo que podría pasar desapercibido.
Cuando se agotaron todos los temas internos y
las cuestiones de solución, Natalia
Alexandrovna pasó a un campo más amplio.

Dime Genny, ¿cómo es posible que llevéis
tanto tiempo juntos y no tengáis hijos?

Vio cómo la suegra ponía algo en mi té, decidió cambiar las tazas sin que nadie se diera cuenta. Esto es lo que pasó

Mamá, no tenemos prisa con los niños.

Y es una lástima – Natalia Alexandrovna
no se rindió. – Necesito nietos y el tiempo
pasa muy rápido. ¿Y si Ruslana es estéril?

¿De qué estás hablando? Si es necesario,
adoptaremos de otra persona.
No se pudo hacer nada con su hijo. Mientras tanto,
Natalia Alexandrovna realmente comenzó a añorar
a sus nietos. Ella compartió sus preocupaciones con una amiga.

No te preocupes tanto’, la consoló. – Incluso
si hay problemas, tengo hierbas que pueden ayudar con esto.

¿Realmente?

Cierto. Tengo experiencia en mi familia. Potenciar la energía femenina.

¿Me darás algunos?

Vio cómo la suegra ponía algo en mi té, decidió cambiar las tazas sin que nadie se diera cuenta. Esto es lo que pasó

A partir de esa semana, Natalia Alexandrovna
empezó a visitar a Ruslana con más frecuencia
cuando ésta se encontraba sola en casa. Ruslana
sospechaba algo turbio. Después de todo,
antes la suegra no venía a visitarla sola
“así” para tomar el té. Afortunadamente,
pudo escuchar a su suegra hablando con
alguien por teléfono en la habitación de
al lado. Sólo escuchó unas pocas frases.
Sólo un par de frases sobre la dosis y
sobre ella misma, Ruslana. Pero fue
suficiente para tomar medidas.
Antes de empezar a tomar té, Ruslana
logró cambiar de taza sin que nadie
se diera cuenta. Que la suegra beba lo
que le había preparado. Esto sucedió
varias veces a la semana. Y cada vez,
Ruslana logró evitar con éxito la «cura»
de su suegra. Mientras tanto, la propia
Natalia Alexandrovna comenzó a cambiar.

Para sorpresa de todos, se volvió mucho más amable.
Comenzó a maquillarse y vestirse más alegremente.
Nunca perdía la oportunidad de hacer uno o dos
chistes durante una conversación. Y no hubo más
reproches ni descontentos con la nuera. Era como si lo hubieran reemplazado.

Vio cómo la suegra ponía algo en mi té, decidió cambiar las tazas sin que nadie se diera cuenta. Esto es lo que pasó

Eugene, al ver florecer a su madre, se alegró
sinceramente. Durante mucho tiempo había deseado
que ella finalmente se ocupara de sí misma y de su vida.
Eugene se alegró aún más cuando supo que
su madre planeaba casarse. ¿Con quien? Con
el vecino del quinto piso. Durante mucho
tiempo fue un admirador secreto de Natalia Alexandrovna.

La boda se celebró al cabo de un mes. Casi al
mismo tiempo, se supo que Ruslana estaba
esperando un bebé. ¿Una coincidencia? Quién sabe.
Lo importante es que Natalia Alexandrovna empezó
una nueva vida. Que la familia de Eugenio y
Ruslana esperaba ansiosamente la llegada de
su primogénito. Y sobre la misteriosa hierba
del amigo ya no era necesario saberlo.
¿Se puede considerar que las benévolas intenciones
de Natalia Alexandrovna justifican sus métodos
para lograrlas? ¿Fue correcta la acción de
Ruslana al cambiar las copas? ¿Y podría terminar de otra manera?

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Pagina-interesante